Las condiciones ambientales y los hábitos diarios del verano resultan propicios para la proliferación de los alacranes, estemos atentos y reforcemos la prevención